Publicidad

Opinión de la sexta temporada de Dexter


Mucha gente me pregunta cómo me puede seguir gustando Dexter después de seis temporadas, de hecho, como puedo decir que es mi serie favorita con el nivel de las series actuales. La respuesta es muy sencilla, el tema del tratamiento de la condición humana en sus diferentes estados y situaciones de la manera que se trata en Dexter es magistral.

Esta temporada ha sido el turno al lado más espiritual de Dexter. La religión como elemento central, desde el momento que decide que el pequeño Harrison entre en un colegio religioso hasta el momento en el que el asesino en serie utiliza la religión como motivación para matar.

El fin del mundo, la recreación del apocalípsis, son los elementos por los cuales Travis Marshall y el profesor Gellar se convierten en asesinos en serie. El paralelismo con el Oscuro pasajero de Dexter está presente durante la temporada haciendo que el propio Dexter se planteé realmente la existencia del suyo propio.

La muerte del Hermano Sam y la imposibilidad de cumplir el último deseo de este hace que en mitad de la temporada veamos una de las apariciones más esperadas de las seis temporadas. El hermano de Dexter como su oscuro pasajero (además vestido de oscuro, el lado malo de su conciencia).

Por otro lado ha estado Debra. Esta temporada quizá incluso Debra haya cobrado en algunos momentos más presencia en la serie que el propio Dexter. Luchando por el beneplácito de Laguerta, ahora capitán, y al frente de Miami Metro tiene ahora la difícil situación de tener que lidiar entre la política y su deber de policía. Además las conversaciones con la psicologa que tiene en relación a Dexter van poco a poco preparando a su personaje para el inevitable desenlace de conocer la verdad de su hermano.

Esto también lo vemos en el caso de su jefe. Metido con pinzas en toda la trama para demostrar que realmente Debra podría llegar a comprender ciertas actitudes ilícitas para ayudar a gente que se lo merece según su punto de vista. Ahora bien, nada que ver con el Asesino de la Bahía, algo que en su momento Deb no quiso justificar.

Las mismas conversaciones con su psicóloga permitieron a Debra darse cuenta de los sentimientos reales que empezaba a sentir por su hermano. Algo que a mi modo de ver, no cuadra en nada con la verdadera relación de hermanos que habíamos visto las anteriores temporadas, aunque no lo sean de sangre son hermanos!!! Igualmente dentro de la historia está encajado para hacer que nos comamos la cabeza durante los 9 meses que vamos a tener que esperar hasta la séptima temporada. Estos nuevos sentimientos de Debra hacia Dexter, junto a la nueva faceta de su hermana podrían hacer que ella pudiera llegar a aceptar.

Algo que sin duda no será tan sencillo. Sabemos que tenemos dos temporadas por delante, las dos últimas. Para que haya una historia comprensible y no encaje deprisa y corriendo. Para que pueda cuadrar con los personajes y lo vivido durante estas seis temporadas.

Todo el inicio con un Dexter escuchando al Hermano Sam, la versión particular del pasarjero oscuro de Travis (por cierto, gran actuación de Colin Hanks), la aparición del hermano de Dexter… todo esto está muy bien pero al final, el resumen de la temporada se puede resumir con el último episodio. Lo que estábamos esperando durante tanto tiempo. ¿Cómo Debra iba a descubrir el secreto de su hermano?. Además se plantean una serie de preguntas a las que tendremos que ver respuesta y a las que seguro que se enfrentará Debra. ¿Puede ser el mundo mejor sin Dexter?

Quedan dos temporadas en las que posiblemente conozcamos ya al malo, el tema de la mano del Asesino del Hielo que está sobre el frigorífico de Dexter ahora hace que pensemos si el “becario” ahora será amigo o enemigo. Todo apunta a enemigo, ¿pero quién es realmente?, ¿os habéis fijado que Dexter durante la temporada ha usado siempre el buscador que él le recomendó? ¿Estará controlándole?

Un final de temporada a la altura de Dexter, que siempre va de menos a más. La conversación entre Dexter y Travis al final en la iglesia con el desenlace de Debra… ¡genial!

Faltan dos temporadas, afortunadamente los guionistas tienen tiempo para un gran cierre. ¿Cambiará Deb a Dex? ¿Dejará Dex de matar? ¿Que va a pasar ahora entre ellos dos? ¿Será Dexter un fugitivo?

Dexter: “I am the Father, the Son and a Serial Killer”.

  • Tweet This!
  • Facebook
  • Digg it!
  • Add to Delicious!
  • Stumble it
  • Menéalo
  • Subscribe by RSS

4 comentarios

  1. REN10 dice:

    A mi me gusta la serie por sus primeras temporadas que fueron muy novedosas, pero ahora ya han abusado demasiado de el guion repetitivo y sin ninguna gran sorpresa hasta ahorita, “Dexter se encuentra un villano en la serie que al final acaba en la mesa”, esa es la misma linea de todas las temporadas y no se han arriesgado a darle un giro inesperado a la serie como eliminar a los actores secundarios (Laguerta, Quinn, Angel) etc., haber si en la 7ma temporada le ponen mas ganas los escritores y que dejen de pensar que el público se conforme con cualquier cosa, por que ya estas dos ultimas temporadas han tenido fuertes criticas y pueden arruinar lo que queda de la serie.

  2. carlos dice:

    Fijate si ha tenido fuertes criticas que el episodio final y la temporada al completo han sido lo más visto de Showtime en su historia.
    Fantástico final de temporada y fantástica serie

  3. Alex dice:

    Dexter es una serie de culto, pero esta sexta temporada se volvio predecible si Dexter sale airoso de todas sus aventuras de la forma mas inverosimil

    Lo mejor de la temporada: Gellar estaba muerto realmente
    Lo peor de la temporada: un final absolutamente predecible

    Pienso que Dexter deberia ser ya un fugitivo de la ley ¿como puede alguien criar a un hijo, trabajar, asesinar sin dejar rastro y encima resolver un caso el solo cuando a todo el cuerpo de policia se les hace dificil? le doy un ** de 10

Deja tu comentario